Un gol de Blanco completa la semana más negra del Celta

El conjunto de Berizzo fue superior y dispuso de las mejores ocasiones pero perdonó y lo terminó pagando caro

|0

Semana trágica para el Celta de Vigo. Tras la eliminación en Copa y la dolorosa derrota en el último minuto en el Vicente Calderón, el conjunto de Berizzo se complicó la eliminatoria de Europa League cayendo en casa por 0-1 frente al Shakhtar Donetsk. El conjunto gallego fue superior y dispuso de las mejores ocasiones pero no supo plasmar ese dominio en goles y terminó cediendo ante un gol de Gustavo Blanco en la primera mitad.

Sin precauciones a pesar de los últimos resultados. Así salió el Celta frente al Shakhtar. El equipo de Eduardo Berizzo quiso tener personalidad sobre el terreno de juego desde el minuto 1. Sin medias tintas, los vigueses se instalaron en campo contrario y trataron de abrir el terreno de juego en los instantes iniciales y estuvo cerca de fructificar en gol si Bongonda hubiera aprovechado la mejor ocasión de los suyos en el minuto 17 tras una pared con John Guidetti, pero su disparo se fue al limbo.

Pasado el aluvión inicial, el Celta trató de madurar el juego ampliando su control en el centro del campo con la superioridad que generaban Radoja, Wass y el 'Tucu' Hernández, pero faltaba ese plus que permitiera inquietar con mayor asiduidad la meta defendida por Pyatov. Ese pase final los de Berizzo lo buscaron por aplastamiento, y se equivocaron de pleno. Un saque de falta a favor de obra terminó en un contragolpe para el Shakhtar y en catástrofe. Gustavo Blanco terminó la cadena de errores y puso la eliminatoria en ucraniano para el Celta.

No se le indigestó el tanto al Celta, que pasó a volcar el terreno de juego. Bongonda, Guidetti y Aspas comenzaron a ganar a la espalda a su rival y a inquietar una y otra vez la portería de Pyatov, pero faltaba mordiente para que el dominio se transformara en ocasiones reales de gol. Antes del descanso Daniel Wass iba a probar con un libre directo desviado, pero el marcador no se iba a mover. Balaídos estaba gélido y los de Berizzo de camino a completar una semana negra.

Tras la reanudación el partido se quebró. El Celta buscó sin corsés el gol del empate y el Shakhtar no renunció al tanto que dejará la eliminatoria vista para sentencia. El intercambio de golpes a punto estuvo de salir caro para los intereses del equipo de Berizzo si el conjunto ucraniano hubiera aprovechado los espacios que dejaba el equipo vigués tras pérdida. No lo hizo y dejó vivo el partido para que el equipo gallego apurara sus opciones. Guidetti y Aspas volvieron a probar fortuna pero de nuevo la suerte volvió a dar la espalda a un Celta que completa una semana trágica con eliminación en Copa, derrota en el Calderón y jarro de agua fría en la Europa League.

COMENTARIOS

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x