Humillación del Villarreal en Europa

Dolorosa derrota de los de Escribá ante una Roma que deja la eliminatoria muy encarrilada con el triplete de Dzeko

|0

Hundido y sin apenas opciones. Así queda el sueño continental de un Villarreal que se mostró perplejo e incapaz tras el duro golpe sufrido frente a la Roma (0-4) en el encuentro de ida de dieciseisavos de final de la Liga Europa, que deja a los italianos, salvo debacle monumental, en la siguiente fase. Era una cita que motivaba a equipo y afición, y ante la que su técnico, Fran Escribá, había reconocido que no eran «inferiores». Pero los castellonenses, que volvieron a demostrar que se encuentran muy lejos de su mejor momento, apenas fueron capaces de reaccionar ante los tantos de Emerson y el triplete de Dzeko, obligados ahora a obrar un auténtico milagro.

Se presumía bonita, a la par que igualada, la noche en un Estadio de la Cerámica que rozaba el lleno. La ilusión entonces estaba intacta y el Villarreal lo intentaba con un tímido dominio. Pero dicen que los errores se pagan y a la media hora de juego el grave error de Samu Castillejo se convirtió en un castigo excesivo. Una pérdida de balón suya permitió a un muy activo Emerson Palmieri marcar un estratosférico tanto desde fuera del área. Su disparo, ante el que Asenjo solo pudo mirar, se coló por la escuadra izquierda de la portería. Un tanto que dejaba K.O. a un equipo que en esta Liga Europa apenas ha tenido algunos ratos de brillo. Volvió a mostrar un fútbol atascado y sin alma, y sus delanteros apenas entraron en juego.

Ni Bakambu, que se encuentra muy lejos del goleador que demostró ser el año pasado, ni Sansone, que no marca un gol desde hace más de un mes, inquietaron la meta de Alisson. Únicamente se vio exigido el guardameta brasileño al comienzo de la segunda mitad, con un Villarreal que salió con otra cara muy diferente, haciendo sufrir a la Roma. Fueron 10 minutos, hasta la salida de Salah, que demostró estar a otro nivel, deleitando a todos con su velocidad. Fruto de ella llegó el primer gol de Dzeko, un golazo, que logró anotar tras dejar a Musacchio en el suelo con un excelente movimiento.

Sería el primero de sus tres goles, con el equipo de Escribá cabizbajo y sabedor de que se le escapaba la tan ansiada final de Estocolmo. No levantaría el vuelo el equipo español, ni siquiera con la entrada de tres hombres de ataque. Los pitos de la afición mostraron el descontento con el momento actual que se vive en un club que poco a poco dice adiós a la segunda competición europea.

El triplete de Dzeko, que volvió absolutamente loca a la defensa amarilla, deja muy tocado al Villarreal, que dentro de una semana tratará de ofrecer su mejor cara en Roma. Porque aunque la clasificación esté prácticamente imposible, el equipo debe cambiar la imagen mostrada en este choque de ida, donde los de Spalletti les han superado durante prácticamente los 90 minutos.

COMENTARIOS

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x