Rafa Nadal y su tío Toni, en un entrenamiento.

Nadal pierde parte de su esencia

17/02/2017 02:37 |0

La futura salida de Toni Nadal como entrenador del tenista balear, para centrarse en la Academia de Manacor, crea un nuevo panorama para tío y sobrino

Toda la vida al lado de su sobrino, desde que empezó a empuñar una raqueta hasta que la pasada final del Abierto de Australia, siempre con el recuerdo de la Copa Davis en 2004, el primer Roland Garros en 2005 o el Wimbledon de 2008. Bajo sus instrucciones, Rafa levantó catorce títulos de 'Grand Slam', dos medallas de oro olímpicas, además de infinidad de trofeos. El autor de esa bestia competidora esperaba en el banquillo, sin levantar la voz ni hacer un gesto de más, con su característica gorra publicitaria y una mirada centrada en Rafa y en el objetivo de siempre mejorar, aunque en ocasiones pareciese imposible.

Ahora, por primera vez desde que la unión comenzase hace más de treinta años, sus caminos tomarán salidas distintas. En 2018, y asesorado por Carlos Moyá, Rafa Nadal seguirá con su hoja de ruta de siempre, recorrer el circuito ATP, intentar aumentar su palmarés, conseguir el decimoquinto 'Grand Slam' o llegar hasta el número uno mundial ¿Por qué no? En Australia se demostró que todo puede ser posible. Sin embargo, a su lado, ya no estará su tío. Toni dejará todos esos vaivenes, esa vida de ida y vuelta, de hoteles y aviones y viajes continuos, para centrarse en un objetivo más humilde y tranquilo. «Sé la edad que tengo, los años que llevo dando vueltas por el mundo y la tensión que me produce la competición. Si en lugar de haber sido mi sobrino hubiese estado con otro, probablemente se habría terminado mucho antes», aseguró Toni a El Español.

Siempre Toni Nadal

Y es que la unión familiar siempre ha sido un punto clave en los Nadal. Así lo indica la biografía de Rafa escrita por John Carlin, en la que se señala que el manacorense vive con sus padres o que la separación de estos fue uno de los aspectos clave en su derrota en Roland Garros 2009. Un sentimiento que se traduce a toda la familia: «Llevo años pensando lo que me cuesta, diciéndoselo a mi mujer. Precisamente, le conté a ella mi decisión», explicó al citado medio Toni. «en ocasiones, estaba con Rafael en algún torneo y echaba de menos a mis hijos. Supongo que el año que viene estaré con mis hijos y echaré de menos a Rafael. El tema de Carlos ha sido un total acierto y yo en mi caso, tengo una buena ilusión en trabajar aquí en la academia», reconoció a IB3. Por eso, el tío de Rafa prefiere alejarse de los focos y trabajar en la Academia de Manacor, en la que podrá instruir a chicos jóvenes que sueñan con ser como el pupilo de Toni Nadal.

Pero Toni no dejará a su sobrino en la estocada y asegura que si le necesita allí estará para acompañarle a algún torneo. Por lo que, pese a que Rafa queda en manos de Carlos Moyá y Francis Roig, el apoyo de su tío seguirá ahí siempre que lo necesite. Aún queda, eso sí para que la rotura se haga efectiva. Antes de que Toni se vaya quedan tres 'Grand Slam' por disputarse, además de varios Masters 1000. Aún queda tiempo para soñar. Sería bonito ver a Rafa despedirse de su maestro con un décimo Roland Garros o un tercer Wimbledon. Volver a ver al balear escalar las gradas de París o Londres para abrazar a su familia sería el cierre perfecto a una relación que trajo al mejor deportista de la historia de este país y que deja una gran historia de cómo la unión familiar y el trabajo incesante son ingredientes esenciales para el éxito en el deporte y en la vida.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©HOY

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x